Hoy me he despedido de algunos compañeros docentes con los que compartido estos últimos años, cada uno se marcha a un centro nuevo; mis palabras de despedida fueron: “gracias, muchas gracias”.

Es la tercera de las formuladas por Hellinger.

Curiosamente, un poco después, he conocido a mis nuevos colegas. De manera inesperada, también a algunos de los que estuvieron en ese departamento el curso anterior; tras charlar con ellos y antes de despedirme otra vez les dije “gracias”. Considero una fortuna poder mostrarles personalmente mi gratitud por su trabajo y todo lo que hicieron y aportaron en el IES.

Las despedidas y las bienvenidas son muy importantes, según te vayas de un lugar así te irá en el siguiente. Si hubo dificultades y las cosas no fueron como querías, considera la importancia de cuidar tu despedida.

El enojo y la confrontación, en cualquier momento y muy particularmente al marcharte, solamente garantizan que se puedan llegar a producir nuevas situaciones difíciles o que repitan los hechos en el nuevo destino.

Existen patrones, en sistémica se denominan fractales, que pueden llegar a reproducirse si no hay una resolución amorosa previa.

Angélica Olvera es la creadora de la Pedagogía Sistémica con el enfoque de Bert Hellinger en el Cudec, una institución educativa de México y crisol de este movimiento internacional.

Trasformando una de sus frases, podría hablarse de “la velocidad de la gratitud”. Entrar en el campo de la gratitud nos impulsa y nos sana, más y más cuanto mayor tiempo habitemos en él.

Quisiera indicar que la gratitud, como todo, también se ejercita. Por este motivo quiero expresar aquí toda mi gratitud, mi inmenso amor y grandísimo respeto a mi Padre: Hipólito Pascual Sánchez y a mi Madre: Mª Rosario Rosado Dávila, mis primeros y mayores maestros: “gracias querido Papá y gracias querida Mamá”.

Reconozco además a todos y cada uno de los maestros que tenido la fortuna de tener en todos estos años: “gracias a cada uno de ellos”, y son muchos.

En el ámbito sistémico agradezco profundamente a Bert y Sophie Hellinger su generosísima aportación, tan necesaria y que permite transformar nuestras vidas en positivo: “Vielen Dank für alles”.

Además quiero decir: “muchas gracias maestra” a Angélica Olvera por tanto. Es impresionante lo que aporta permanentemente, su capacidad de actualizarnos y su generosidad para todos y cada uno de nosotros.

Y “gracias de corazón” a todas las personas que han sido nuestros alumnos y alumnas del Máster de PS en Madrid por su confianza, apertura y generosidad; con ellos seguimos creciendo al servicio de la Educación.

Una frase para finalizar, tomada de una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de Harvard:

           “Los estudios demuestran que las personas que expresan la gratitud son más propensas a ser útiles, generosas, compasivas y saber perdonar, y también son más propensas a ser felices y a tener salud”.

 

(Créditos imagen: Decorarconarte.com. Lecito Esfinge, cerámica griega)