El Dibujo de Familia es un mapa. El ejemplo es de un adolescente de unos 15 años de edad. Hecho a lápiz, en blanco y negro, sobre papel.

El esquema de lectura incluye dos fases: Descripción formal y Lectura sistémica. En la Descripción formal se indican los elementos del dibujo.

Sobre fondo blanco, aparecen tres figuras en el centro de la imagen: adelantados están el Padre y a su izquierda la Madre, detrás se encuentra el hijo, el alumno, apoyando sus manos en los hombros de ambos.

El Padre mira hacia abajo, sus ojos a diferente altura, más caído y cerrado el derecho. Con gafas, la boca cerrada apenas se percibe pues tiene bigote y barbilla recortados. Sus brazos se encuentran hacia atrás y las manos no se ven. Tiene una camisa de cuadros y unos vaqueros con zapatillas de deporte.

La Madre también tiene sus ojos a diferente nivel, inclinados y también dirigidos a su parte inferior derecha; repite la postura de brazos del Padre. Con vestimenta informal, toda en blanco en el dibujo y un collar redondo en el cuello, sus pies se encuentran algo más adelantados.

Ambos Padres visten de modo similar al hijo y tienen sus piernas más cortas que el cuerpo, como si estuvieran vistos desde arriba.

El hijo se dibuja algo más alto que sus Padres, el peinado en punta lo refuerza y se sitúa detrás de ellos. Lleva un jersey blanco similar al de la Madre y unos pantalones y zapatillas como las del Padre; no se le ven los brazos y sí las manos que se apoyan en los hombros de sus progenitores. Mira al frente, con los ojos más horizontales y más grande el izquierdo. La parte derecha de su cara en ligera sombra; su gesto es una suerte de mueca sonriendo, curiosamente el dibujo de su barbilla pareciera otra boca con un gesto triste.

Las tres figuras se inclinan ligeramente hacia la derecha de la imagen. Se encuentran enmarcados por dos instrumentos musicales: un banjo, a la derecha del Padre, y una guitarra, a la izquierda de la Madre, apoyados en soportes.

Detrás de la figura del Padre y a su derecha aparece solamente la cabeza de un perro, recuerda un poco al famoso cuadro de Goya: perro semihundido.

dibujo-de-familia-generico-copia
Dibujo original

 

Continuamos con la Lectura sistémica, de manera sencilla y asequible, a través del significado de sus partes.

Si trazamos un eje imaginario en la mitad de un cuerpo, lo que se encuentra a la derecha de la imagen (nuestra izquierda) estaría relacionado con el Padre y a la izquierda de ese eje (a nuestra derecha) con la Madre.

En los ojos del Padre: el derecho o paterno está casi cerrado y mira al suelo; el izquierdo lo tiene más abierto, también mira hacia abajo. Muestra la dificultad “de ver”, se trata de una mirada interior, que es mayor cuanto más cerrados. Reforzado por el hecho de llevar gafas, alegóricamente un “obstáculo”. La boca cerrada está relacionada con la dificultad para hablar o el permiso de expresarse, igual que su “barba de candado”.

Su posición corporal, se vence ligeramente a la derecha de la figura, la pierna derecha hace de contrapeso. Esto muestra una mayor afinidad con el sistema familiar de su propio Padre. Los brazos hacia atrás y las manos que no se ven, indican que puede haber algún asunto sistémico “difícil de manejar”.

Otro tanto sucede con los ojos en la figura de la Madre, el derecho está de nuevo más bajo que el izquierdo. La cabeza se encuentra igualmente inclinada y girada ligeramente hacia su derecha, de hecho todo el cuerpo se inclina en esa dirección.

Es muy significativo que ambos Padres se inclinen hacia el mismo lugar y tengan sus ojos derechos más bajos, lo que expresa que en sus sistemas la parte Paterna se encuentra “más cargada”. Además se repite la posición de brazos y manos hacia atrás. A veces, en una pareja los dos miembros tienen historias familiares similares.

El color del dibujo es únicamente el blanco del fondo y el negro de los trazos. El significado del color blanco es “ausencia, aislamiento” o “dolor de perdida” y se amplifica al no haber ninguna referencia espacial. El negro indica “desconfianza o miedo”, y también “duelo”; en ambos casos se refuerza la hipótesis de la existencias de “posibles pérdidas” y eso resulta pesado.

La posición del hijo en el dibujo, apoyando y sosteniendo a sus padres por detrás, indica que “abuelea”; un término acuñado por Angélica Olvera cuando un hijo toma el lugar de “padre de sus Padres”, los abuelos.

Su figura es más alta, de nuevo muestra este creerse “mayor que sus Padres” a un cierto nivel y cuidarlos. Aunque parezca extraño, muchas hijas e hijos “cuidan sistémicamente” a sus progenitores. Lo hacen movidos por un gran “amor ciego”, y se hacen cargo de ciertos asuntos del sistema cuando perciben a sus Padres débiles.

Esta confusión del Principio de Orden se ve además reforzada en la indumentaria, “adolescente” según la imagen que expresa el hijo de sus Padres. La parte derecha de la cara en sombra del alumno expresa una mayor afinidad en su relación con la Madre. Esto sería lo más relevante, aunque haya otros elementos.

Es importante indicar que se necesita tener una formación adecuada para ser especialista sistémico e identificar el trasfondo de un dibujo.

Si fuera necesario realizar alguna intervención, por el perfil de este joven en el aula, aquí se ofrecen dos posibilidades, según sea el contexto. Desde lo estrictamente Pedagógico, sería posible realizar estrategias de reconocimiento de su lugar de pequeño respecto a sus Padres, por ejemplo invitándole a decir internamente: “queridos Padres, yo solo soy el hijo”. Por ejemplo en una entrevista en Orientación o con una Tutora.

Desde la Psicología Sistémica, fuera del contexto educativo y como apoyo cuando haya una derivación, existe un margen mayor de intervención y de búsqueda de solución.

Lo relevante es cómo, a través del mecanismo sistémico de proyección, se expresan los enredos y dinámicas a través del Dibujo de Familia, en este caso en un contexto educativo de Secundaria. Y es igualmente válido para cualquier otro.

Mediante esta herramienta resulta posible identificar, al menos, cuando alguno de nuestros alumnos puede llegar a tener dificultades significativas a nivel académico o relacional en un Centro Educativo.