“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”.  Bertold Brecht

El propósito de esta entrada es hacer un reconocimiento cordial a aquellas  personas que, con su compromiso y su desarrollo personal permanente, hacen posible su transformación y posibilitan un cambio significativo en sus ámbitos familiares y profesionales. Hay muchas personas comprometidas así en el campo de la Educación.

Conozco a muchas; en particular, todas aquellas que nos han acompañado éstos años, y las que todavía nos acompañan, en la aventura de formarse en el Máster de Pedagogía Sistémica. Ellos sí son imprescindibles. Puedo afirmar con entusiasmo que la Educación se encuentra en buenas manos con Ellas.

En los Centro Educativos y en nuestras aulas existe una gran necesidad de solucionar. Los sistemas se encuentran muy cargados emocionalmente. Los docentes necesitamos conocer nuestras posibilidades y límites de actuación, así como adquirir mayores recursos para gestionar las necesidades que surgen en nuestro día a día.

Escucho con frecuencia comentarios de compañeros que se frustran y se quejan de su situación en relación a sus alumnos o las Familias. En algunos lugares, entrar en un aula es todo un reto. La respuesta habitual es la confrontación y posteriormente la “depresión”. Hasta que algunos, con el tiempo, se desgastan y se “queman”.

Heráclito afirmaba que “la guerra es la madre de todas las cosas“. Toda acción genera una reacción, cuando esta compensación es negativa se producen los conflictos. Si éstos no se resuelven, dejan una fuerte impronta en los sistemas escolares o familiares, con consecuencias no deseadas para todos.

Urge “despresurizar” nuestros Centros Educativos, cuidar la convivencia y generar un clima de bienestar en el que facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje. La pregunta es: ¿sí, pero cómo…?

Estamos en un nuevo paradigma. Alfonso Malpica afirma que en este siglo XXI se está generando una cultura en la que cada vez resulta más necesario realizar, cada uno a su manera y ritmo, un TPP: “trabajo personal profundo”. ¿Es posible cambiar algo externamente, sin hacer primero una transformación en nosotros mismos?

Aquí la filosofía Hellingeriana tiene mucho que ofrecer. Todos, en mayor o menor medida, necesitamos resolver a nivel particular aquellos enredos, dinámicas o situaciones en las que inconscientemente nos encontramos y que pueden estar lastrándonos. Nos va mucho mejor cuando iniciamos el proceso y disponemos de una herramienta que nos facilite llegar a una resolución y aligerar nuestra mochila.

Desde la óptica Sistémica, en lugar de la confrontación, se busca siempre la reconciliación y la solución desde el amor claro o consciente. Para ello se necesita un poco de “mala conciencia”. En lo más profundo del Campo colectivo inconsciente, o “Alma”, únicamente la reconciliación sana.

Siempre podemos “resolvernos” en lo personal y fortalecernos para el ejercicio profesional, sea cual sea el contexto en el que trabajamos. Hay herramientas, podemos iniciar o continuar nuestro proceso de desarrollo personal. Esto es profundamente ecológico, en varios niveles, y nos permite ahorrarnos muchos ATPS.

Inciciamos la 9ª promoción de nuestro Máster de PS. Hoy hemos celebredo nuestras IV Jornadas de presentación de Pedagogia Sistémica en Madrid. Quiero dar las gracias a todas las personas que nos han acompañado, docentes en búsqueda de nuevas herramientas y comprometidos con su profesión.

Agradezco mucho a las ponentes y Pedagogas Sistémicas: Alejandra Malpica, Marta Moracho, Sonia Gigorro, Rosalba García y Consuelo Cabrejas que han expuesto maravillosamente sus aplicaciones y avances.

Me ha alegrado ver también a alumn@s egresados de todas y cada una de nuestras anteriores promociones, ¡desde la primera hasta la octava, e incluso nuev@s inscrit@s para la novena! Muchas, muchas gracias por vuestra participación y confianza.

Desde Zentrum queremos invitaros a formar parte de nuestro proyecto y uniros a nuestra 9ª generación. Nuestro objetivo es acompañaros en un proceso amoroso de trasformación significativa en vuestros ámbitos personales y profesionales. Como paso necesario para lograr entre todos una nueva Educación. Vosotr@s también sois Imprescindibles.