La semana pasada, de nuevo, pude asistir al milagro que se genera cuando la Escuela abre su espacio para los Padres y Madres de Familia. Se produce un mágico encuentro entre tod@s compartiendo desde el enfoque de la PS. Al final, celebramos una oportunidad de encontrarnos y felices.

Con la experiencia de las “gafas de género”, es posible identificar rápidamente los aspectos más relevantes y que necesitan atención tanto a nivel personal, como en las parejas.

Comparto algunos aspectos que surgieron. Es importante dejar muy, muy claro que todo lo que hagamos para querer cambiar a los que nos anteceden: Padres, Pareja, etc., es en vano. Si alguien quiere seguir intentándolo, al menos que lo sepa, se relaje y lo disfrute.

Únicamente podemos actuar sobre nosotros mismos, esa es la dirección. De este modo, a través de nuestro proceso, también favorecemos la trasformación en nuestros hij@s.

El otro es únicamente un espejo y nos refleja aquello que nos cuesta ver en nosotros y nos negamos a reconocer. En lugar de activar la dinámica negativa del juicio, la culpa y el castigo en nuestras relaciones: de género o en general; nos “asumimos” -en palabras de Angélica Olvera-, haciéndonos cargo responsablemente de nosotr@s mism@s.

kandinsky-circles
W. Kandinsky: Círculos (1926).  Museo Guggenheim

En el nuevo contexto de innovación educativa, ¿qué tal si la Escuela va más allá de lo estrictamente pedagógico y genera espacios sistémicos de encuentro, diferentes a las arrogantes “escuelas de Padres”, en los que las Familias se fortalezcan?

¿Cómo impacta en el campo de la institución? Conocía la experiencia con las Familias que se viene realizando en CUDEC, Méjico: Institución Educativa origen de la Pedagogía Sistémica. Y es muy diferente verlo y experimentarlo en “vivo y a todo color”. El proyecto Efecto Mariposa de la Escuela Infantil Primeros Pasos nos abre esta puerta aquí y ahora.

Se aprecia la gran apertura y generosa disposición de los Padres y Madres, una vez generado el campo. Incluso las personas nuevas, sin conocimiento previo alguno,  pueden entrar fácilmente y lograr inmediatamente una gran profundidad en el encuentro y el compartir.

Un ejercicio muy recomendable para las parejas. Se ubican ambos cara a cara y uno de ellos dice: “Tu Familia: los Malpica Valadez (mi ejemplo) están perfectos así como son. Los considero tan buenos como mi Familia”. Después, el otro u otra responde del mismo modo, incluyendo los nuevos nombres. Además, si hay hij@-s añaden: “nuestr@-s hij@-s puede-n tomar lo que quieran y como quieran de las dos Familias”.  Esto es un alivio importante para ell@s.

Visualizamos y registramos en el cuerpo los efectos de la exclusión: “contracción”.
Y de la inclusión: “expansión y relajación”. ¿Contracción o expansión? El stress genera… ¡Sí, contracción! Podemos sumar la relevancia de los diferentes efectos, incluso a nivel biológico, que el cuerpo genera: enfermedad con la contracción, o bienestar con la expansión.

Sería suficiente ser capaces de desarrollar la maestría de identificar cuando estamos en cada uno de esos estados en nuestro día a día, y poder ajustarlos.

“La exclusión nos enferma y enferma a los sistemas”

Lo más increíble es que vivimos en una cultura de “contracción”. Eso nos lastima, incluso en el Alma. La confrontación y la exclusión son patrones de conducta frecuentes de nuestra sociedad. ¿Y desde ese lugar queremos la solución? ¡No es posible! Esas actitudes, en palabras de Bert Hellinger, son “de niños”.

dragon-smaug
De la película: El Hobbit

Si alimentamos al monstruo de la confrontación, sin una guía que nos permita sostener y manejar el conflicto, es imposible una solución clara que evite muchísimo sufrimiento. Hay otros monstruos, uno desafortunadamente cotidiano es el de la “lucha de géneros”; que toma lo general por lo particular y ahí nos atrapa.

pareja-feliz-en-el-campo
Imagen:  mifelicidad.info

¡Qué lástima! Hay una salida, mucho más fácil y que nos empodera a tod@ s desde la Pedagogía y la Psicología Sistémicas:

  • Estar presentes.
  • Un encuentro amoroso, desde el respeto.
  • Una escucha activa y empática.
  • Compartir puntos de vista (los nuestros son únicamente algo pequeño: puntos) y alcanzar acuerdos.
  • Identificar lo que nos detiene y resolverlo, si es necesario buscando ayuda externa.
  • Conocer los Principios Básicos de la Vida y las dinámicas.
  • Seguir las pautas indicadas de solución, particulares en cada caso.

Éstas son sencillas, esenciales, naturales, de especie; las hemos perdido y necesitamos recuperarlas para el bienestar de nuestras Comunidades.

 

Crédito de la imagen inicial:  lyceebadr.blogspot.com.es